El hombre que fue jueves

Colectivo artístico-literario




Textos

También puedes descargar éstos y más textos haciendo clic en el nombre del autor.

De momento, hemos incluido tres secciones como verás abajo:

Poesía, Microficción y Relatos-Cuentos.

¡Que los disfrutes! Muchas gracias por leer.


P o e s í a


Monográfico "El hombre que fue jueves" de La Chimenea Fanzine
Número 22 de La Chimenea Fanzine. Especial monográfico de El hombre que fue jueves.
lachimenea-EHQFJ.pdf (22.77MB)
Monográfico "El hombre que fue jueves" de La Chimenea Fanzine
Número 22 de La Chimenea Fanzine. Especial monográfico de El hombre que fue jueves.
lachimenea-EHQFJ.pdf (22.77MB)





Ana Cuaresma

A Paco De Lucía - Canción de amor


El regreso de los semáforos a tu cuarto
como camas de alquiler
parpadeando ,por horas,
,a uno, ,la debilidad que le produce desear el reencuentro, ,de sí mismo,
,el abrazo,
Cuando el suceso fue realidad
,luego de convertirlo en gigante,
compartir la bota con los amigos
salpicarse de vino
,la palabra dicha como hoguera,
La esperanza que remonta como salmones y pule las piedras
,sincerarse como locos o por copas de los viernes, ,se te inflama la lengua,
,de palabra,
Escribiste tu historia de amor en un largo poema
,la enviaste,
,To the cloude, ,a la nube,
La ignorancia tiene estas cosas
,está, ,la sospecha, inyectable
,embriagadora,
El sintrom a tu sangre ,llegará,
Lo siguiente ,tras el olor a sexo detrás de tus retinas,
Se esconde y amanece
en tu boca gris
el duende a la lámpara el símbolo a tus dedos
,anhelan, suspiros
acometidas de guadaña, carne roja para tus músculos
que se estrangulan en el reloj de arena al que acaban de dar la vuelta
El día en que tu abrazo cae ,la manzana del árbol,
las moscas se aparean
acaba el otoño
y queda la trasera de los abrigos en los omoplatos
La ciudad te aniquila, te absorbe,
Brindas y recuperas la luz de las farolas
Hay brazos que ascienden a tus pupilas de cera
Te duelen los pies de amor y de asfalto ,maratonianos, ,extenuantes,
Como cuando se abren las margaritas
,conoces gente, ,en los museos,
Gravitas de ciudad
Te cornean en la arena
Y de pronto,
Regresan los semáforos al living
,la mariposa, ,la margarita, ,el abrazo,
La caja se abre al gusano de seda
le crecen alas deformes y transparentes
,uno coloca una mesa negra donde escribir,
al regreso de la materia desordenada por cambiar de lugar
donde sigues apretando tu labio lunar e inflamado
,okupado,
¡cómo abarcas el caso! , o aniquilarlo,
Desviste el pezón ocular
,tu mirada de gato bajo los contenedores,
O el automóvil que te acoge ,de ciudad,
,uno se esconde de burbuja en la penumbra urbana,
Caminas,
Incendiado el pecho de despedida en la boca
Sólo ,atravesando la hoguera,
Te engañas
No pronuncias las palabras
,mejor,
Acabas de creativo ,irracionalmente automático,
De inconsciente puro,
Sosteniendo en la espalda
“la mentira”
que provoca que el presente
acabe de estaca en tu pecho




Cristina Boyacá


Canto y refugio

Heme aquí
contando gaviotas,
desafilando patrias,
desenfilándome del camino,
buscando el torcido renglón
que ensanche el pecho,
regalando versos desafinados
para los muertos
y pierdo,
pierdo el hilo:
ser mujer o madre,
amante o embaucadora,
treparme a los ojos de otro exilio
o huir apenas
a tientas
a la noche.
Heme aquí
inhalando ruidos,
imperceptible a este rincón

de refugio, refugio. 


Memoria

En las montañas frías del páramo

amasé arcilla alimentando a mis criaturas,

esculpiendo la piedra donde abuelos

y mayores hicieron ceremonia y calendario.

Hace quinientos años vino el hombre blanco.

Nos desperdigaron por la tierra.

Hojitas de quiche hycata ja, no adiviné que volvería

en busca de más tesoros:

agua, piedra, mineral, sangre.

La noche se volvió eterno pánico atroz.

Los militares acecharon, ya no hubo cuentos, ni sueños.

En los últimos días los niños durmieron con zapatos

y piedras y cuchillos y caucheras por si daba tiempo a defender.

Hace quinientos años vino el hombre blanco.

Nos desperdigaron por la tierra.

Fuimos a otros países bien lejos de la montaña y la fresa.

Los hijos crecieron siendo otros en silencio, ocultando un lenguaje.

Solo escucho el sonido de sus cuerpos quebrados.

Alma partida y los días se hacen largos y la espera

óxido en las maletas, escarcha es el regreso.

No hay rancho ni tierra pero si los ojos de una madre,

una abuela y las extensiones de los hermanos que aún quedan.





Daniela Bartolomé

¡Visita su página!


Habla Vicenta con su hijo

-Madre.

¿qué tiene hoy el limonar

que huele a azufre y a muerte?

-No tiene nada, mi niño, mira

sus limoncitos, ¡qué verdes!

-Que no, madre, que hoy sangran,

han encarnado mis manos

como un morlaco gimiente.

Braman diciéndome que huya

de los limoneros verdes...

-No hagas caso niño mío, 

Rey de mi gitana fuente

coge mi brazo y vayamos

por el balaustre celeste.

 Por el cielo acongojado, dos siluetas

se recortan en el disco lunar, verde.


(c) Daniela Bartolomé ( del libro Granada)


Acostamiento cánido

En ese amor perro,

entre aullidos,

dentelladas,

coitos inmisericordes,

revolcones y juego

nos roímos

hasta el hueso.


(c) Daniela Bartolomé (de Acostamientos 50+9)




Elena Silva


Mueren los árboles

Son pequeñas simientes en medio del surco

rodeadas de hierbas transparentes.

Crecen al viento y viven de la lluvia fresca de la primavera.

Son los árboles que viven y a la vez, mueren

callados y secos al atardecer.

Se asoman cautelosos en el Otoño se visten de

amarillo para volver a renacer.

Mueren los árboles en silencio en un momento oscuro

y cruel, que lloran y no vuelven a nacer.

Son los árboles de una vida tan pasajera

que reviven a la primavera.     

 

Un mismo yo

Yo tengo hambre de ti, hambre de la locura pasajera.

Eres tú, “un mismo yo” la ausencia del perdón sin conciencia absoluta. 
Yo “un mismo yo”
Del disfraz disfrazado del contento del niño de la inocencia. 
Delicadas miradas de unos ojos soberbios y crueles al dolor.

Pura vida del que ama y no olvida.
Yo mismo seré parte del mundo perdido.

Yo seré realmente, “yo un mismo yo”




Gina García


Verrugas

Me brotan verrugas en mis sentimientos

también sobre mi piel envejecida.


 Y lo reconozco con tristeza

porque en estos momentos

noto baja la intensidad

con la que sentía en otro tiempo.

 

Me ofusco yo misma,

se me pierde y diluye

la identidad.

 

Entonces me paro

y decido

no dejarme influenciar

por la monotonía,  

arriesgarme sin importar

el resultado.

 

Aprovechar el privilegio

de ser mujer para

parir una paz

que me proteja.

 

Amamantar mi autoestima

con sorbos certeros,

asimilar la madurez que ahora me toca

conservando la frescura

con la que sentía en otro tiempo.


Fibra quebrada

Ínfima brizna me siento vagando en lo cotidiano

confundida en el paisaje que me toca estar.

A veces un verde intenso quiere deslumbrarme

y le dejo.

Otras, la parduzca noche me doblega y

oprimida entre sus garras amanezco temblando,

pero sigo atendiendo los quehaceres del momento.

Quizá os despiste mi silueta invencible,

el caos transpira ocultándose tras el perfume.

Bucles de aplomo navegan sin brújula por

mi espíritu sin llegar a atracar, sin puerto.

Titánicas sinrazones gobiernan este mundo

no importa a quién culpar de ello

sino encontrar soluciones.

No quisiera acabar mis días sin conquistar convicciones,

mientras tanto las dudas derivan en cobardía

no debería sentirme vencida sin antes luchar.

Que mi cuerpo lo quemen cuando haya muerto

¿y mi alma? ¿a dónde irá a parar? ¿quién la recibirá?





Gonzalo San Ildefonso

 

Subjetivo Amanecer


En la sangre de un rayo de luz

que se adentra por el enjambre

cubriendo el amanecer de fuego.

 

Las gotas del murmullo

brotan en la tierra ocre,

las olas de viento

golpean contra el reflejo

dibujando estelas de humo.

 

Escapan las sombras

con su marabunta al subsuelo,

el lago mágico

susurra la melodía de la primavera

y en la línea del futuro

el oxígeno de la esperanza revolotea.

 

Fugaces destellos,

jinetes de porcelana,

hilos de voz encorvados,

murales de cemento,

hogueras de nieve

caminan sin párpados

por la selva.

 

La niebla derroca los corazones

abnegados por el fango,

las palabras viajan por el vacío

en busca de pétalos celestes,

cadenas de acero rodean las esquinas

y la sonriente posibilidad

es insumisa a las luces de neón.

 

Bipolar la melancolía

se adueña lentamente de los charcos

mientras un rostro sin vida,

afilado de estrellas,

grita en el olvido,

grita un estallido de realidad

trazando un color de ausencia.

 

Todo discurre entre redobles

de corazones alimentados por el sudor,

ilusión,

decepción

en un mismo infinito horizontal

de la importancia de unas alas de mariposa

luchando contra molinos de oro,

de las venas palpitando nerviosas

en un océano de creatividad.


Soledad

Estabas desnuda entre la gente,

te encontré gritando amor de entrañas

te encontré maldiciendo

escaparates de apariencia

palabras enmarañadas al vacío.

 

Estabas en la barra del bar

medio muerta en el olvido,

y los ojos tatuados en cemento

que cortaban los tallos de las alas,

y las bocas pronunciaban tus nombres

en los lechos del alma.

 

Estabas bella como el destino

feroz e implacable,

roías la piel de la cordura

bebiendo hasta saciar las serpientes,

estabas bella, lo reconozco

vieja compañera de estas ciudades.

 



José Granados García


Contrariedades


Creí que era libre

como la lluvia

que cae cuando quiere.

 

Me percato

de la falsa creencia

al declararse la cuarentena

por una gripe.

 

Me siento enjaulado

como un jilguero;

eterno aspirante

a la libertad.

 

Música, lectura y escribir

atenúan mi desesperanza

 

El paseo del preso;

pasillo arriba

y pasillo abajo;

desentumece mis piernas.

 

Recibo un mensaje:

“a nuestros abuelos los mandaban

a la guerra.

A nosotros

a casa.”

Haya paz.





José Mª Fernández Lozano


EL HUMILLADERO

Sobre pedestal de piedra

una cruz con musgo seco

humilde enraíza su peso

indicador anclado en tierra.

 

Rasga el viento quejidos

los míos no son primero

retahíla repetida en eco

que advierte a mis oídos.

 

Humos subidos de tono,

orgullo asido al hueso

no deja pensar sereno

si mi acierto viene solo.

 

Errante de caminos

forastero soy al pueblo

siguiente al humilladero

de dudas y entredichos.

 

Con dimes y ofertas

ensalzo lo que tengo

virtudes hasta el cielo

poderes y promesas.

 

La venta no cuaja

como vine vuelvo

pasé por el humilladero

con la cabeza gacha.

 

Acaté el devoto aviso

de la cruz su consejo

convincente recuerdo

al caminante atrevido.

 

Entierra aquí tu orgullo

la vanidad no hace sendero

la jactancia sin esfuerzo

se esfuma como humo.

 

Mejor entrar bondadoso

a un expectante  evento

valioso, crucial momento

que salir como mentiroso

ante la cruz del humilladero.

 

LLUVIA

Llueve. Da nostalgia quedarse en casa,

toco el cristal frío

de la ventana con la palma de la mano,

me contagia una sensación de bajeza,

de moral triste.

Con un halo de aliento de vapor blanco

veo dibujado en el espejo mi desánimo,

entre los dedos arrugas hundidas, mojadas

de lágrimas desgastadas.

La nube de ahí arriba esgrime su fuerza,

yo mi cobijo apocado, arrinconado, vencido.

Me arriesgo y bajo a la calle con paraguas,

salpico charcos,

una mano en el bolsillo, refugio,

la otra desnuda, fría, lavada de sentimientos,

sufre la soledad,

el aguante estoico, el tipo,

contagio de tacto entre mi ropa rígida,

helada, de sensiblerías no entiende.

La reacción distante. No llega.

Indiferente, perdida, de estímulos abatidos,

el efecto sedante quieto,

la reacción estancada.

Las decisiones en frío, la presión del momento

no surten efecto.

Vuelvo otra vez tras los cristales

nostalgia de luz, de azul claro.

Juego con colores.

La mente pinta pálidos,

la nube negros,

el aguante quiere ser verde.

No hay palomas en las ramas del olivo

de la rotonda de enfrente con cáscaras de pino

como cama con manta mojada

y bordes de adoquín negro.

Negro el cielo, escupe sin piedad

sus lamentos

y contagia los míos, caídos,

que ya no son

de color verde,

no hay esperanza.

¡Frío, frío,

mirando hacia arriba no está la salida!

Mañana, dicen,

volverá a llover.

Frio, frío por ahí no está la salida,

la luz de la alegría está dentro

si se la sabe buscar.

Imagino árboles en flor,

un paseo entre prados de primavera

de la mano con quien más me gustaría estar.

Entro en calor. No importa que llueva.




J.R. Laguna

¡Visita su página!

LLuvia


llllllllllllllllllllllllllllllllllllll

llllllllllllllllllllllllllllllllllllll

llllllllllllllllllllllllllllllllllllll

llllllllllllllllllllllllllllllllllllll

Flecos de vertical agua,

lágrimas longitudinales

que penden de las nubes.

¿Por qué esa melancolía

de lánguidos violines

que mi corazón empaña?

¿Por qué esos paraguas negros

que acogen a los amantes

en los bulevares me parecen

alas tenebrosas?, tan lúgubres.

¿Por qué esa melancolía,

si el agua es vida?

llllllllllllllllllllllllllllllllllllll

llllllllllllllllllllllllllllllllllllll

llllllllllllllllllllllllllllllllllllll

llllllllllllllllllllllllllllllllllllll


Cama

 Sin duda fuiste invención

de un dios cansado,

de un dios pagano.

Tal vez Dionisos te creó,

debido a su afición

al horizontal reposo,

harto de que se le clavasen

en sus blandas carnes

las agujas de los pinos.

Qué mejor que un cómodo lecho

en donde brindar con vino amargo,

junto a bellas bacantes

y alegres compañeros,

por las dulzuras de la vida.




Roberto Arróniz


No entiendes, no imaginas, no tienes ni idea 

No te imaginas lo grande que eres.

La novísima persona que ha trascendido implacable e impecable

los límites y el universo de su propia y más hermosa esencia.

Te lo aseguro.

Eres el cambio más absoluto,

la evolución proclive y persistente que se empeña poderosa en resurgir,

crecer tremenda y pura

para mostrar cada segundo

el sublime nacimiento de la persona y mujer

más repleta de virtudes que he conocido.

No te haces una idea de quién eres,

de lo que vales, de lo que das, de lo que aportas

y de lo que significas para el resto del Mundo.

No te das cuenta como yo

de que exhalas y exudas poesía en cada detalle,

en cariño, en amor

y en llenas palabras puras que rebosan verdad,

emoción y sentimiento.

Eres impulso, fluir de fuente y vida.

Evolución, revolución en sucesivos sucesos y continuo desarrollo.

Sin lugar a dudas, querida.

Simbolizas el cambio, la adaptación, el mimetismo natural

y el camuflaje más perfecto.

No, no temas a lo que viene.

¿Acaso teme la mariposa su propia metamorfosis?

Estoy aquí, estoy contigo

y seré yo el que vea en tus ojos maquillados de azul y fuego,

la bondad, la dulzura y el amor

de la vida que te espera.



 


Santiago Hernáez


Grita al alza

Para cuando terminen la mortaja,

de tu lomo, de tu sudor y de tu trabajo,

templa tu garganta, grita al alza.

España que han querido convertir,

en bocado del sinvergüenza,

como carne de brasa.

¿Dónde quedan las tormentas,

de dignidad y de gallardía?

¿Dónde queda la contienda,

por un porvenir con osadía?

 Enterremos, sí, enterremos,

bajo la voz de nuestras suelas,

a los verdugos de nuestras libertades,

a los protectores,

del capital y sus doblones.

Destierro para estos públicos criminales,

crápulas y badulaques,

que esputan con sus discursos,

de supinos sablistas,

las flemas de la mentira.

¿Quién sino, convierte la despiadada tierra,

en dulce fruto,

o el jornal en resultado,

con su sudor, su vida y sus manos?

 Y ahora,

que la usura danza en el viento,

que el trabajo es mísera migaja,

que para nuestros achaques faltan galenos,

que el ahorro sea una cota muy alta,

que no sea nada ni nadie el maestro,

que esté más lejos el rico del pobre,

que parezcan bañados en oro los techos,

que se considere delito la protesta,

y todo un privilegio, tu derecho.

Ahora,

para cuando terminen la mortaja,

de tu lomo, de tu sudor y de tu trabajo,

Ahora,

templa tu garganta, grita al alza.


A mi pueblo de azahar

Ahora,

que el otoño ha bajado el telón,
del único escenario en el que puedo bailar.

En esta urbe,
en estas frías mañanas,
¿qué será del mar?

No percibo luz de faro,
ni a la espuma, suspirar,
¡qué maldita nostalgia,
la de la barca que no ha de navegar!

Líbrame del asfalto,
del gris que viste la ciudad.
Líbrame de este traje,
y llévame a mi pueblo,
a mi pueblo de azahar.




Sonia Andújar


A mi abuela

Mujer de labios grandes,

en ti la vida se acuesta al sol.

Rizos de plata en el cabello,

esos que tanto han visto a la vida correr.

Mujer de ojos pequeños

que son ardientes espejos del camino,

cansados, llenos de estrellas,

reflejo de la sombra y el vagar de una luna inmensa.

No te ves, no ves la belleza de tu silueta,

tu perfil redondo y perfecto.

Tienes la experiencia de quien lleva la vida en sus entrañas,

a cuestas… el recuerdo, las ampollas...

La vida remansa en tu mirada,

te abres en las mañanas,

floreces mirando al sol,

en los minutos de soledad en tu salón,

en el vaivén de los días y las noches.

Tú, mujer de sonrisa inmensa,

plena en su sentir,

con lágrimas de alacena.

Quién podrá sentir las piedras que hubo en tu camino,

quien será consciente de tus ardores,

labores de huerto espeso,

bosque latiendo,

sensible en tus poros y arterias.

Dulce silueta blanca,

de batalla ganada,

de vida exprimida,

de melancolía intensa.




Txisko Mandomán Xego


Astronómicamente hablando 

Por entre la materia oscura de tus muslos

alza su cúpula mi observatorio

como va siendo público y notorio

según se perfeccionan los músculos

de mi intrépido telescopio

que se despliega y magnifica

—¡ay mi morena en órbita!—

buscando el agujero negro del gemido

por lácteas vías

hélices ondas neutrinos

bangs quásares novas

gravedad cero

polvo estelar

———ése que tú y yo, mi negra, somos,

de donde venimos,

adonde vamos.

Ése que ahora mismito echamos.

______________________________________

Todos los derechos reservados salvo copyleft

by †xÎƧkØ

Del libro ‘Desde que hablo solo, nadie me escucha’.


De la siempre difícil relación entre el escritor y el lector

 Aún recuerdo cuando nos acostábamos

a brazo partido, con alegría núbil,

en fluvial concordancia con la hidráulica de la vida,

sin tesis que defender, sin aforismos,

sin duda bajo el pico de viuda de su frente,

a todos los efectos sin un pasado,

como una deflagración en la pestaña súbita.

 

Parece que fue ayer cuando decir

tiempo era decir de aquí a una semana como mucho,

y éramos 3 y más de 3,

nos gustaban los gatos,

y uno se desdecía,

pero no había malicia

ni falsas comuniones.

 

Rememoro minucias,

hechos sin importancia,

objetos —son memoria— vacíos.

 

Perdóname, lector, las disonancias,

y acaso el haberte distraído.

Dirigir la atención de aquí a allá

es por definición mi oficio.

Léeme, pues, atento, prevenido,

y sabe bien de la fuerza de mis potestades.


Déjenme recordar mi juventud tardía,

todas mis juventudes tardías para ser veraces.

Para ti, lector, reúno las memorias

de aquella noche en que comprendí llevar

la trabazón a lo contrario de lo que pretendía,

para que vislumbres una chispa de iluminación,

para afinar tu sentido de la decencia,

para atinar con la constitución del barro,

para agitar ante ti la noción de lo eléctrico.

 

Recuerdo un rostro joven,

luciente de alegría,

esos ojos de chino,

por cierta irrelevancia que el lector adivine.

 

Yo puedo recordar noches de gaupasa

comiendo apenas entre un ácido y otro

sin cambiarme de ropa,

y las clases de metodología por la tarde

hachísmente en la cama de una amiga,

y los ensayos para los recitales músico-poéticos.

 

¡Mas basta de entusiasmo adolescente!

Que el recuerdo entumece

si es muy mucho, y aquí nos encontramos

a día de hoy de tal del siglo veintitantos,

inesperada, improcedentemente,

habiendo escrito mucho de una sola sentada,

y me reclama ahora ella desde el cuarto,

y esto, lector, es una cortinilla.

______________________________________

Todos los derechos reservados salvo copyleft

by †xÎƧkØ

Del libro ‘Poemas Impuros’.




Valerio Cruciani

¡Visita su página!

 

Spostarsi 

Quelli che non si fermano mai e

non fanno mai parte di niente:

la moltitudine è in loro

ma non lasciano traccia lì fuori.

Non c’è spazio per l’omaggio

in onore a coloro che viaggiano.

 

Quindi non cambiare troppo spesso

di residenza, cerca di vivere e morire

sempre nella stessa casa,

la verità si beve mettendo radici

e non di valigia in valigia,

legato a un camion di traslochi.

 

Ci hanno venduto la sciocchezza

che essere liberi vuol dire viaggiare,

quando in realtà essere liberi

vuol dire saper viaggiare

nei microscopici dettagli

della nostra poltrona, tra le strade

del nostro quartiere, conoscere fino in fondo

le piccole miserie dei nostri vicini

e le loro virtù.    

 

Ma in questo mondo

di quartieri senza residenti

che ha fatto del cambio costante

un dogma più grande di noi,

non ti è dato sapere neanche

il nome della tua strada.

 

Non viaggiare, quindi. Resisti.

Non viaggiare. Resta dove sei.

Diventa ciò che ti circonda,

le stoviglie e i mobili di famiglia,

il bar sotto casa, il cane della porta accanto,

gli orari del medico e del postino.

 

La poesia respira

nell’immensità della clausura.

 

Moverse 

Los que nunca paran y los que

nunca forman parte de nada:

la multitud reside en ellos, aunque

no dejen huella alguna ahí fuera.

No hay espacio para el homenaje

en honor a los que viajan.

 

Por lo tanto no cambies a menudo

de residencia, intenta vivir y morir

siempre en la misma casa,

la verdad se bebe echando raíces

y no de maleta en maleta,

atado a un camión de mudanzas.

 

Nos han vendido la idiotez

que ser libres quiere decir viajar,

mientras en realidad ser libres

quiere decir saber viajar

en los microscópicos detalles

de nuestra butaca, conocer en profundidad

las pequeñas miserias de nuestros vecinos

y sus virtudes.

 

Sin embargo en este mundo

de barrios sin residentes

que hace del cambio constante

un dogma demasiado grande para nosotros,

no se te concede saber ni siquiera

el nombre de tu calle.

 

No viajes, entonces. Resiste.

No viajes. Quédate donde estás.

Conviértete en lo que te rodea,

la vajilla y los muebles de familia,

el bar de la esquina, el perro del vecino,

los horarios del médico y del cartero.

 

La poesía respira

en la inmensidad de la clausura.

      

Dialogo tra il viaggiatore e le trote 

L’Ebro è pensieroso in questi giorni;

nella poca acqua

che scorre immobile a valle

si accumulano decine di trote affannate.

Beate loro, le trote, che nuotano

e nuotano lanciando dardi

affilati quando le colpisce il sole.

 

Suppongo che non gli interessi

sapere cosa c’è qui, chi è

tutta questa gente

che corre o cammina,

i boia con le canne da pesca

o quegli animali al guinzaglio.

Suppongo siano più attente

a quegli uccellacci che nidificano

a pochi metri dall’acqua, e le guardano

dall’alto delle loro torri,

le osservano, studiano le loro mosse

per addentare in picchiata

un’altra sentenza capitale.

 

Non so. Adesso che ci penso

e lascio scorrere in pace

il mio ruscello interiore

forse non è poi così bello

essere una trota: anche loro hanno certi pensieri.

 

Fa freddo. Libero l’ultimo ricciolo

di fumo dalla mia cicca.

Applaudono le campane

della Concatedral de la Redonda.

È ora di tornare a casa.

 

Diálogo entre el viajero y las truchas

 El Ebro está pensativo en estos días;

en la poca agua que inmóvil fluye

se acumulan decenas de truchas afanadas.

¡Felices las truchas que nadan

y nadan lanzando dardos

afilados cuando las alcanza el sol!

 

Supongo que no les interese

saber lo que hay aquí, quién es

toda esta gente

que corre o anda,

los verdugos con las cañas de pescar

o esos animales con correa.

Supongo presten más atención

a esos pajarracos que nidifican

a pocos metros del agua, y las miran

desde lo alto de sus torres,

las observan, estudian sus movimientos

para morder en picado

otra sentencia capital.

 

No sé. Ahora que lo pienso

y dejo fluir en paz

mi riachuelo interior

quizás no sea tan bonito

ser una trucha: ellas también tienen ciertas preocupaciones.

 

Hace frío. Libero el último rizo

de humo de mi colilla.

Aplauden las campanas

de la Concatedral de la Redonda.

Ya es hora de volver a casa.




M i c r o f i c c i ó n





Ana Cuaresma

                                         En lo absurdo de narrar lo acontecido en la noche que escapa como una bandada de pájaros y con una miga de pan en el bolsillo.



El Personaje

Es un hombre alto que sale con su gorra. Ha puesto en el móvil un trozo de plastilina blanca y un par de cables aplastados hasta el borde. La química para su trastorno no es correcta. Coge dirección centro de salud. Apunta con el móvil a la recepción. Se sujeta el lumbago. En la columna existe una vida gelatinosa de médula atascada. Enfila el pasillo. El médico. Repite su requerimiento hasta que es reducido por una carga policial. La gorra queda en el suelo. Hoy le visita la asistente. Ultimo día del año de arresto domiciliario. Solucionado. Plano.


El amor en fénix

Había resurgido de sus cenizas durante el verano. En otoño, quedaba con ella en un café. El llegó con el plumaje rojo y los ojos azules de siempre, ella, la montaña que juró nunca más volver a sobrevolar. Acabó besándola como si hubieran pasado quinientos años.

 

La esquina

Cuando se chocaron al cruzar la esquina no se conocían. Al morir ambos, la esquina volvió a ser un pedazo de materia desnuda y hueca.

 

 im-posible

Conduce el coche a baja velocidad por la carretera comarcal entre montañas hacia su pueblo. Era un 11 de enero, una mañana luminosa de sol escondido y nubes esponjosas con movimiento lento. El azul del cielo era como el que pintaban sus hijos. Pensando en la imposibilidad de conducir sobre las nubes, el coche en doble tirabuzón siembra la tierra.

Alguien seguirá esperando las pruebas.

 



Gillian Rioja


La Historia de un Trozo de Lechuga

 En el plato de Milagros había un trozo de lechuga. Era  una de las hojas exteriores de la planta y por casualidad el cocinero no la había echado a la basura con las  otras  marchitas.

La lechuga consiguió llegar al restaurante gracias a que el agricultor había instalado un eficaz sistema de riego que salvó las plantas durante un verano muy seco, y gracias a que  los pesticidas mataron a los insectos que  amenazaban la cosecha.

La lechuga llegó a existir porque durante  miles de años sus antecesores recibieron suficiente agua y sol, y  porque todos ellos tuvieron la fortuna  de dejar descendientes  antes de que fueran comidos o pisoteados o atacados por bichos o fulminados por un relámpago o inundados por un exceso de lluvia. Porque la cadena no se rompió.

Porque el ADN de millones de generaciones se adaptó. Porque mil millones de aminoácidos se reunieron  precisamente en la secuencia correcta para producir proteínas. Porque trillones de  moléculas elementales se combinaron para formar moléculas complejas. Porque billones de trillones de átomos fueron captados por la gravedad de nuestro sol justo a la distancia que favoreció la aparición de la vida. Porque hace catorce mil millones de años la singularidad se despertó…

Para  Milagros  la ensalada tenía demasiado vinagre y dejó la mitad, incluyendo el trozo de lechuga. Éste fue al cubo de basura de la cocina,  después al contenedor de la calle y terminó en el  vertedero donde se descomponía junto con una lata  de atún, una compresa usada y toneladas de desechos más.

Dentro de quince años Milagros  morirá en un accidente de coche y su marido decidirá esparcir sus cenizas en el río del pueblo donde se conocieron y que está cerca del vertedero. Algunas de las cenizas de Milagros se mezclarán con el lodo de la orilla, compuesto en parte por las moléculas del trozo de la lechuga. Milagros y la lechuga se unirán para formar parte de un junco que crecerá allí y será aplastado por un niño que juega con un barco teledirigido. El junco lo comerá un lucio cuyos descendientes no sobrevivirán a la caída en la tierra de un meteorito. Todo de lo que antes se componían Milagros y la lechuga -los neutrones,  protones y quarks y la inmensa nada que los mantiene unidos- saldrá despedido al espacio y dentro de eones será engullido por un agujero negro.

En un restaurante de otra galaxia en otro mundo del multiverso una lechuga contempla su plato. Le encanta la vinagreta y se zampa con gusto el último trozo de Milagros. 




Gina García


Sobre el Derecho de Asilo

Secuencia de polvo y mar

 

Mamá, me duelen los pies –dice Alin mientras mira sus zapatos polvorientos. Hace apenas unas horas que han salido de su casa con unos pocos enseres y lo puesto. Caminan atravesando la noche con miedo pero con firmeza.

Padre va delante con Aamaal, que al oír la queja de su hermano se da la vuelta para subirlo en hombros. A sus veinte años siente que se ha vuelto vieja de repente, pero no tiene tiempo de pensar en un mal final. Familia, supervivencia, una meta que permite escapar al caos.

Para madre es demasiada carga su propio silencio. Quizá nunca vuelvan a su hogar pero no puede mirar atrás, las bombas revientan cada vez más cerca.

Su hermana, que partió hace unos meses, le ha contado que si consiguen embarcar, mantenerse a flote, alcanzar la costa, tendrán la oportunidad de comenzar una nueva vida. Debe hacerlo por sus hijos, no puede más con la angustia de pensar que a ellos o a su marido les pase algo que no tenga remedio. El infierno está en su puerta y no dejará que le queme.

Al alba de no sé sabe cuántos días llegan a esa lancha abarrotada. El cansancio les puede tanto, que ya no les importa un naufragio. El agua les rodea, aunque todos tienen sed. El aire respirado es sudor y escalofrío.

Padre les abraza con la cabeza gacha cobijándoles en la mezcla de derrota y esperanza. El neumático de la lancha se resiente, demasiado peso.

Hay un revuelo de gaviotas un poco más lejos. Aquí, justo a tiempo, un barco de salvamento marítimo.




Mª Jesús Martín


Mi padre y yo

Estoy paseando por la ciudad, cae la tarde, escucho el canto de los pájaros y casi sin darme cuenta, mi mente se va al pueblo castellano donde nací.

Allí el cielo al atardecer se tiñe de colores rojos, ocres y azulados.

Y te recuerdo a ti, padre, cuando hace años ya, pasábamos días de verano juntos. Te gustaba pasear temprano y a mi acompañarte.

Caminábamos por sendas, lomas y caminos que tú bien conocías, me contabas dónde había un manantial, ahora seco o aquél majuelo que tú tanto querías y cuidabas.

Descubrí contigo nuevos caminos y pinares, escuchando historias de tus tiempos jóvenes, cuando los recorrías casi a diario.

Me describías los nombres de cada especie de árbol, plantas y pájaros que tú bien conocías.

Ahora escucho una música, alguien toca en la calle entre la gente que pasea. No sé si tú la escuchas, pero seguro que allí donde estás, oyes los trinos de los pájaros y hueles el aroma de los pinos y el tomillo.

Cierro los ojos y veo tu sonrisa, la misma de siempre.

Me miras, ya no hay secretos entre los dos y sonrío.




José Granados García


Sorprendente

No probó una copa de vino en su vida. A pesar de dedicarse en cuerpo y alma a sus prestigiosos viñedos. Pero al finalizar la jornada laboral caía mareado cerca de su bodega. Los vecinos lo tenían catalogado como alcohólico empedernido. Nadie lo vio beber, no obstante, lo encontraron caído en multitud de ocasiones.
Consciente de su mala fama, decidió poner fin a tanta habladuría local. Concertó hora con su doctora de cabecera y le explicó que cada día, sin beber alcohol, acababa en el suelo mareado. La perspicaz facultativa lo sometió a un exhaustivo interrogatorio sobre sus hábitos alimenticios y le solicitó una analítica de sangre.
Una semana después nuestro protagonista volvió a la consulta de la citada doctora y esta le explicó que sufría una diabetes severa y, al comer tanta uva en sus viñedos, los niveles de azúcar en sangre ascendían peligrosamente, bordeando el coma diabético.
El caso fue radiado en la emisora del pueblo y los vecinos avergonzados comprendieron que no se trataba de borracheras sino de la siempre espinosa diabetes.
El viticultor se sometió a analítica nuevamente a los tres meses y la glucosa en sangre se le compensó. Las uvas las comería los días 31 de diciembre de cada año. Se acabaron sus mareos y tropiezos.


El disfraz

Jack se disfrazó de asesino y mató a su vecino.      




Roberto Arróniz


La breve visita del Señor Andrade

El señor Andrade entró en la consulta después de esperar pacientemente su turno.  Podría decirse que se trataba de una visita rutinaria, así que entró, saludó a su médico y éste le dio las buenas noticias: no padecía ninguna sintomatología grave.  Todavía era joven y estaba sano.  Paradójicamente, el señor Andrade conocía de antemano el auténtico mal que le acuciaba: se sentía solo, muy solo a pesar de estar rodeado de gente, y también sabía que no había receta ni pastilla que paliase de algún modo su enfermedad crónica.  ¿Por qué acudió entonces al médico?  Quién sabe.  Es probable que buscara un placebo, el remedio capaz de combatir el veneno invisible que no detectaban los análisis ni las pruebas físicas.  Y por supuesto que no comentó nada de esto con su médico; porque el señor Andrade nunca ha sido un hombre hipocondríaco y mucho menos un tipo impertinente.




Txisko Mandomán Xego


Axiomática 

Nunca

—nadie—

ronca.

 

 Sí 

—Sí —me contestaste.

Pero a mí se me había olvidado la pregunta.

 

 Mendigando (o la cruda realidad) 

El mendigo, genuflexo, con una caja de latón llena de calderilla, exhibía en un letrero de cartón, sin faltas de ortografía, el reclamo: «Pido para no robar».

Un chaval leyó el cartel y, sin pensarlo dos veces, le espetó: «¡Me cago en la leche: roba para no pedir!».

 

Dos muertes ciertas

Siendo más pobre, regalé a una amiga muy querida, en su cumpleaños, un cuadernillo confeccionado a base de pegamento, recortes y textos manuscritos breves —muchos ultracortos—, titulados por ejemplo ‘El Cantante’, y resueltos así: “Afónico y cansado, se reclinó un instante sobre el micrófono y sacó lentamente el revólver”, lo que se acompañaba de alguna imagen convenientemente ambigua, una orquesta tiroteada o una escena de pánico de una película de terror.

No recuerdo los títulos, ni las tramas (la citada es apócrifa), excepción hecha de una. Tenía esta por motivo un maltratado bono de diez viajes de metro, ocho de ellos usados, bajo el que se contaba la historia de un viajero que, atrapado entre las puertas del convoy, llegaba agonizante a la siguiente parada, sosteniendo el billete en su mano. Antes de perder y sentido y quizá la vida, dibujó la uve con los dedos de la otra, no sabemos si queriendo significar triunfo o que todavía le quedaban dos viajes que gastar.

Ha pasado el tiempo, mi amiga y yo nos hemos alejado. No sé en qué estante o cajón descansará del regalo —si se conserva—, a quién lo habrá enseñado ni en qué manos caerá cuando los dos, de tanto cumplir años, nos hayamos ya muerto.


 Precipitación

El tipo vivía en el quinto piso.

En el cuarto, su vecina veía la tele con una mascarilla facial y varias rodajas de pepino repartidas por la cara.

Los vecinos (y hermanos) adolescentes del tercero se peleaban, como de costumbre, por la ropa que se pondrían para salir poco después.

También pudo ver fugazmente cómo los Hernando de Golumar-Sabina de Hermosilla, el matrimonio del segundo, charlaban plácidamente en su lujoso salón en torno a un diario.

El primer piso estaba vacío.

En la peluquería, sólo Fidel, el barbero.

El médico forense extendió acta de la muerte del tipo por traumatismo cráneo-encefálico mortal de necesidad.

El juez de instrucción levantó el cadáver del suicida.


Indicaciones

Sí, le queda un poco a desmano, pero si sigue mis indicaciones no se pierde. ¡A quién se le ocurre salir tan lejos!

¿Ve, en lontananza, aquel edificio de Foster, también conocido como La Kundalini? No lo pierda de vista mientras se dirige hacia él.

Una vez allí, haga un giro de 270 º y enfile hacia delante. Procure no distraerse mucho, es un mal barrio el que tiene que atravesar. Siga en línea recta. Notará que deja atrás esas malas calles por la ausencia de mendigos y de orines de perro en farolas, señales y otro mobiliario urbano.

Continúe hasta la fuente luminosa que verá enfrente y tire recto un kilómetro más o menos. Coja la línea 8 hasta Descampado. Ahí debe tenerlo, a la vista.

Franquee la entrada, localice su lápida, introdúzcase en su ataúd y ya puede Vd. descansar tranquilo.




R e l a t o s      C u e n t o s









Esta página seguirá ampliándose.

Añadiremos más autores y contenidos para esta sección.

Vuelva a visitarnos. ¡Gracias por su interés!

Correo